Testimonio de Selin Trujillo Bravo, presidente de la FEUPECOPINAB


Testimonio de Selin Trujillo Bravo, presidente de la FEUPECOPINAB

La pesca en el Norte amazónico de Bolivia, historia, problemas y perspectiva
Selin Trujillo Bravo
Federación Única de Pescadores, Comercializadores y Piscicultores del Norte Amazónico de Bolivia, FEUPECOPINAB.

La pesca comercial en el Norte Amazónico data de los años 60, nuestros padres y mucha gente que de repente descansan en paz dieron su vida trabajando y esperando días mejores para los pescadores, ellos comentaban que había abundante pescado, salían a una y dos horas y en solo un día sacaban más de 300 y 400 kg, se veía los cardúmenes de pescados que arribaban como las yatoranas, el dorado de piel, chananas, en las embocadas de los ríos se podía ver las aletas, las colas. En ese tiempo no había mercado y costaba vender el pescado. En la década del 90, se fue sintiendo la escases de pescado, no se conoce mucho de porque fue desapareciendo, nosotros creemos que es por la aparición de las balsas “garimpo” usadas para sacar oro.

El norte Amazónico está en medio de lo que es el Perú y Brasil, está parte de la Amazonia boliviana está situado y está alimentado con peces desde el río Amazonas que alimenta al río Madera, este al Mamore, Beni, Madre de Dios, Orthon y otros afluentes como el río Yata, Biata, Geneguaya, Ivon.

La FEUPECOPINAB nace de la preocupación de ese vacío que sentimos como pescadores, de los atropellos que venimos sufriendo por algunas autoridades, es por eso que el año 2010 decidimos organizarnos, para fortalecernos como pescadores, para sentir unión porque realmente todos los pescadores somos una familia, tenemos el mismo sufrimiento, el día a día, todo el año, la pesca es una actividad muy sacrificada pero también es muy linda, porque “la pesca es nuestra vida” estar en el río, en contacto con la naturaleza, ver tantos paisajes. Son 15 organizaciones afiliadas a la federación entre campesinos, indígenas, de las zonas urbanas y también comerciantes, en total somos más de 3000 familias de pescadores del norte amazónico,

En la década del 90 vimos la introducción de una nueva especie, nosotros le llamamos “Paichi”, lo veíamos cuando salía a respirar, mucha gente cuando lo miraba tenía miedo, no sabía lo que era, el 92 el 93 empezamos a pescarlo, ya el 95 y 96 sobre todo en el río Madre de Dios, no podíamos pescar otra especies, en las redes y espiñeles solo caía paichi, estábamos preocupados, porque la gente no tenía la costumbre de comer este pescado, no había mercado, los compañeros comercializadores tuvieron la iniciativa de sacar el paiche al interior del país; La Paz, Santa Cruz y Cochabamba, fue adquiriendo valor comercial, ya los pescadores no lo votaban lo vendían aunque a precio bajo, hoy en día es uno de los pescados más apreciados en Bolivia, nosotros sobre todo los pescadores urbanos cambiamos nuestra actividad de la pesca de especies nativa a pesca del paichi, por lo menos el 80% de lo que pescamos es paichi, estamos tratando como organización darle más valor agregado al pescado, tratar de aprovechar a lo máximo el paichi, usar sus escamas, el cuero, estamos actualmente apoyados por un proyecto “Peces Para la Vida”, con quienes agradecidos porque nos están capacitando en transformar la carne de pescado, para darle mayor seguridad alimentaria a los consumidores, nos están apoyando en fortalecernos como organización y como federación, con el apoyo del proyecto Peces Para la Vida hemos trabajado en un anteproyecto de ley de pesca que ha sido trabajado y consensuado con organizaciones de otros lugares del país, el cual ya hemos presentado a nuestro gobierno boliviano, creemos que es muy necesario porque desde el 90 quedamos en un vacío jurídico por los cambios que ocurrieron en nuestro país, todo el mundo se fue haciendo dueño de las lagunas….

Como pescadores del Norte Amazónico aspiramos que nuestras familias tengan mejores condiciones de vida, formar a nuestros hijos para ser personas de bien darles oportunidad de continuar sus estudios de repente más allá de Riberalta. Actualmente vivimos solo de la pesca y no alcanza para sostener a nuestras familias, la pesca es incierta, azarosa a veces nos va bien y muchas veces mal, más aun con la escases y con la amenaza que se nos viene encima como las hidroeléctricas. Por eso trabajamos para unificar todo el sector pesquero para ser fuertes, para trabajar por todo el territorio nacional brindar un pescado de alta calidad, si bien ya estamos coordinando con el gobierno boliviano queremos que apoye al sector pesquero, queremos incursionar en la cría de pecado, muchos ya nos estamos formando en la piscicultura pero nos falta apoyo de nuestras autoridades, esperamos que algún día nuestras autoridades y el resto del país nos vean como un sector muy importante y que también nos vean como productores y no solo como extractivitas, es la perspectiva que tenemos, porque sabemos que todo se va ir acabando.
Los compañeros campesinos e indígenas han empezado a dedicarse a la pesca de repente porque han visto a la pesca una alternativa para sustentar a sus familias.

Hoy en día los compañeros de Cachuela Esperanza están sintiendo los impactos de las represas. Cachuela Esperanza se dedica la pesca de yatorana, con la construcciones de represas hidroeléctricas brasileras sobre el río Madera, el año pasado la pesca ha sido baja y este año no han logrado pescar nada, creemos que nosotros en Riberalta, también vamos a sentir esos impactos, porque pescamos en los afluentes del río Amazonas y Madera, sabemos que es un desarrollo para los países pero también se tiene que considerar evitar impactos que dañen a las poblaciones cercanas, no se puede pensar en desarrollo favoreciendo a unos y haciendo cada vez más pobres a otros, ese el caso los pescadores que nos vemos afectados por estas obras. Hasta ahora nuestras autoridades por medio de la cancillería de Bolivia no se han pronunciado, pese a algunas de nuestras denuncias. Como organizaciones pesqueras representadas por una federación nos hemos reunido y estamos planeando hacer una denuncia internacional, de repente a derechos humanos o a otras instancias, para denunciar los efectos de las represas, como dicen nuestros compañeros, “energía eléctrica no vamos a comer, mientras que mucha gente vive de la pesca”, sobre todo las gentes que viven en las riberas de los ríos y lagos, ellos se alimentan casi todos los días de pescado, nosotros como organización vemos que los más empobrecidos están siendo afectados, entonces nos preocupamos y seguimos luchando para hacer algo para evitar la escases de pescado, por efecto del bloqueo de los ríos.

Como pescadores tenemos otros problemas, incluso con nuestras mismas autoridades, por ejemplo, lanzan las vedas sin ningún tipo de estudios, pensamos que es por el vacío jurídico que hay en relación a la pesca, porque nadie dice nada, todos son dueños de todo y al final, nadie es dueño de nada. Cuando les conviene o cuando no les conviene. Al final es porque el sector pesquero es un sector que no se ha posicionado muy bien ante nuestras autoridades, es por eso que hemos trabajado en el proceso de la ley, estamos ahora esperando respuestas. Otro gran problema es la carencia de hielo, no abastece la demanda y no es de buena calidad.

Como pescadores estamos con todos los ánimos en alto, para seguir trabajando y luchando por nuestros compañeros del área urbana y rural tratando siempre de que la vida de los pescadores mejore, lograr precios más justos, para que nuestras familias puedan comer las tres veces al día, para que podamos hacer estudiar a nuestros hijos, de apoyarnos entre pescadores, dar la facilidad al compañero que no tiene, al compañero que de repente ha sufrido de algunos percances en el trabajo. También agradecemos a las mujeres que viven también de la pesca que se dedican a la pesca y que están apoyando al sector, vemos que la mujer juega un rol importante en toda la cadena productiva del pescado, es por eso que como federación estamos apoyando para que las mujeres se organicen, para que ellas también tengan mejores condiciones como personas, como mujeres, viendo que sus derechos sean respetadas no se vulneren sus derechos.

Como verán tenemos la fuerza y las ganas de mejorar pero necesitamos apoyo, tanto del gobierno como de las organizaciones no gubernamentales, tenemos muchos problemas como ya he mencionado, pero el desafió es grande, trabajamos para brindar seguridad alimentaria a todos los bolivianos ya que el pescado sale de los ríos de nuestra amazonia se distribuye en todo el territorio nacional.

¿Interesado en el proyecto?

Contactenos y reciba noticias.